HOME   |   CONTACTO
QUIENES SOMOS | CABALLOS | DISCIPLINAS | EXPOSICIONES | RESULTADOS | ACTIVIDADES | REGLAMENTO | NOTICIAS | LINKS
• HISTORIA ACHCCA • DIRECTORIO • MIEMBROS
 
HISTORIA

Los primeros indicios de los caballos de pura raza árabe en Chile, se remontan a la década de 1860. Existen algunos antecedentes que indicarían que en el año 1865, la Compañía de Circo Ecuestre de Sebastián, vendió a un renombrado agricultor de esa época, un potro ya de cierta edad llamado "El Blanco", cuyos caracteres definidos por las personas que lo conocieron, permitirían suponer que se trataría de un caballo de pura sangre árabe, sin embargo no existen papeles ni registros para identificarlo como tal.

En el año 1872 el señor Nathan Miers Cox importó un grupo de caballos Prá desde el famoso criadero de caballos árabes del Rey de Würtemberg en Weil Alemania. Este es el inicio formal de la historia de la crianza de esta noble raza en Chile. Esta importación correspondió al potro Aslam y dos yeguas: Hazam y Randy, los que fueron comprados por el Barón Von Huegel a expreso encargo de don Nathan Miers Cox. Los únicos antecedentes de estos animales se encuentran en el Volumen I del Stud Book de Chile de los Caballos de Carrera. La importancia de este reproductor no sólo se circunscribe a la crianza de caballos árabes puros, prueba de esto es que aparece en el pedigree de uno de los caballos de Fina Sangre de Carrera más famosos de la historia del país, cual es el inolvidable tordillo "Old Boy", quien desciende por línea materna de este árabe.

Asimismo, del reputado criadero Crabbet Park, Inglaterra, llegó un potro, llamado "Dahman", importado en 1893 por don Salvador Vergara A. y que después pasó a manos del señor Julio Zegers. Entre los años 1889 y 1945 se efectuaron importaciones de caballos de raza árabe desde Inglaterra, Argentina y Francia, destacándose durante este periodo la importación de los potros Gomussa traído desde Inglaterra por Nathan Miers Cox y Zizi desde Francia por los hermanos Carlos y Raimundo Correa Valdés, potro este último que dio un impulso importante a la crianza nacional al traer genética de primer nivel mundial. Asimismo, a principios del año 1959, doña Enriqueta Huneeus, bisnieta de don Nathan Miers Cox importó desde Inglaterra dos yeguas; Shamarina que venía preñada del potro Bright Shadow y Nasiya, ambas compradas a Lady Wentworth dueña del criadero Crabbet Park, contribuyendo a la renovación y diversificación de las líneas de sangres existentes en esa época en Chile.

A mediados de los años sesenta y principio de los años setenta, dada la crisis política y social que vivía el país, se produjo un decaimiento en la crianza, generándose un cierre importante en las líneas de sangre en Chile, situación que comenzó a cambiar a mediados de los años setenta. Destacándose, durante dichos años, entre los distintos criadores don Fernando Sáenz, algunos descendientes de doña Enriqueta Huneeus y el Haras Alborada que recién comenzó a formarse a principio de los setenta con la compra efectuada por don Arturo Bulnes Cerda de algunos de los mejores ejemplares de don Carlos Correa aldés, tío del prio, haciendo de dicho haras uno de lmás relevantes de la crianza que con el tiempo llegaría a ser uno de los más relevantes en la crianza, y en las competencias nacionales.

A finales de los sesenta llegó a Chile desde el rancho del promitente criador, Douglas Marshall en Texas (EE.UU.) el reproductor puro egipcio Adel, (nieto de Morafic) que le dio un refrescante aporte a la sangre existente. Este padrillo fue obsequiado por dicho criadero al señor Fernando Sáenz y tuvo una gran influencia en la crianza de caballos árabes en Chile durante los años ochenta, especialmente en muchos ejemplares para las competencias de larga distancia.

En esta época se suma a nuestros más antiguos criadores el Sr. Juan Gajardo con la compra de tres yeguas pura sangre árabes desde donde nace su criadero, uno de los principales promotores de la línea de enduro.

En los años noventa la familia Bulnes Cerda dio un nuevo impulso al mejoramiento de la sangre de los caballos árabes con la importación de dos potros desde Brasil, Gaizar el Jamaal (hijo del gran reproductor mundial Ali Jamaal) y AF Halalláh. Con esto se generaron otras importaciones de las mejores líneas de sangre desde EE.UU., Brasil, Argentina, Uruguay, llegando incluso a importarse caballos desde Australia. En esta década se incorporaron en la crianza nacional caballos árabes de las líneas polacas, españolas, egipcios, y cruces de líneas pura sangre de reproductores de primer nivel mundial.

Este nuevo impulso constituyó de alguna manera a que el 1 de Junio del año 1991, se constituyera por escritura pública de esa misma fecha otorgada ante el Notario de Santiago don René Benavente Cash la Asociación Chilena de Criadores de Caballos Arabes (ACHCCA), sin embargo durante el proceso de tramitación de la misma por un cambio de criterio de la autoridad se transformó en Asociación Gremial lo que se materializó con fecha 28 de Mayo de 1994, por escritura pública otorgada en la Notaría de Manuel C.P. Cammas Montes, bajo su actual razón social "Asociación Chilena de Criadores de Caballos Arabes A.G.".

Los socios fundadores de la ACHCCA fueron los señores Arturo Bulnes Cerda, Juan Luis Bulnes Cerda, Juan Carlos Dörr Zegers, Carlos Montt Gómez, Michel Durand Quesnel, Fernando Sáenz Hernández, Jaime Valdés Correa, Jorge Guridi Sáenz de Urtury, Gerd Lindemann Vierth y Antonio Llompart Cosmelli.

Dentro de los socios fundadores especial mención se debe hacer de Antonio Llompart C., quien trabajó arduamente en la confección de los estatutos, constitución y materialización de la Asociación, como asimismo en la confección del Stud Book chileno y su aprobación por parte de la WAHO, en todo lo cual tuvo la especial colaboración de Fernando Sáenz, Gerd Lindermann y Arturo Bulnes.-

El primer Directorio de la ACHCCA estuvo integrado por los señores Fernando Sáenz Hernández, Arturo Bulnes Cerda, Carlos Montt Gómez, Alfredo Hasbún Hirmas, Michel Durand Quesnel, Oussama Aboughazaleh y Antonio Llompart Cosmelli. Siendo designado como el primer presidente de la ACHCCA el señor Carlos Montt Gómez, que le dió un gran impulso a la Asociación.

Dentro de los objetivos establecidos por los socios fundadores se dispuso fomentar la crianza del caballo árabe y anglo-árabe y sus cruzamientos en todo el territorio nacional, manteniendo la pureza de la raza árabe y anglo-árabe sobre la base de ejemplares de pedigree.

A principio de los años noventas se comenzaron a organizar por la ACHCCA las primeras exposiciones nacionales y las carreras de enduro con destacadas actuaciones de los productos de la familia Bulnes Cerda, Miguel Sfeir, Carlos Montt, Michel Durand, Jorge Marín, Alfredo Hasbún, Manuel Señoret, Fernando Hartwig, Fernando Sáenz, Francisco Urenda, Raúl Schuler, la Familia Llompart y Fernando Acuña entre otros criadores.

Sin embargo, sólo a finales de los años noventa se da el más grande impulso a la crianza de los caballos árabes con la importación de yeguas y potros de excepcional nivel, campeones en sus países de orígenes, destacándose especialmente las adquiridas por Sergio Vergara, Fernando y José Miguel Bulnes, Alfredo Hasbún, José Guilisasti, Luis Grez, Fernando Hartwig, Carlos Montt, Manuel Señoret y MIchel Durand entre las cuales se puede mencionar Talya, Bey Shahdow, ST Synbad, Guns N Roses, Psyche Affair, todos ellos Campeonas en Chile y en sus respectivos países de origen. Especial mención se debe hacer a las yeguas San José Javiera, criada por Jaime Valdés Correa la que fue exportada a USA y obtuvo la triple corona en Norteamérica, LL Beauty Dream de propiedad de Alfredo Hasbún ganadora del prestigioso concurso disputado en EE.UU.,” Las Vegas Breeders World Cup” y la yegua Talya de propiedad de la familia Bulnes Concha y Sergio Vergara, Campeona Yegua en la I y II Exposición Latinoamericana de Caballos Arabes realizados en Buenos Aires y Santiago. Otros caballos fueron exportados, habiendo obtenido también importantes triunfos en el exterior.

Asimismo, cabe destacar la incorporación reciente de Daniel Benavente, Patricio Da Forno, Ricardo Duch, Absalón Espinoza, Alberto Kassis, y Jorge Selume quienes con su crianza han continuado con el impulso y efectuado un valioso aporte al desarrollo de la raza de caballos árabes en el país.

No se puede dejar de hacer mención que en el ámbito deportivo no se ha quedado atrás la crianza nacional, siendo varios caballos árabes exportados a diferentes países, destacándose los Emiratos Árabes Unidos como destino del mayor número de ejemplares para las competencias de Enduro Ecuestre. Cabe destacar al caballo Farik como el primer caballo criado y nacido en Chile (hijo de Adel), en terminar un mundial de Enduro Ecuestre representando a nuestro país.

Finalmente, a Chile le correspondió una decisiva participación, liderada por el señor Arturo Bulnes Cerda, en la solución del grave conflicto entre el Registro de los Caballos Árabes de Estados Unidos (AHRA) y la Organización Mundial de Caballos Árabes (WAHO) originado en el rechazo por parte de las autoridades americanas de las antiguas líneas de sangre de los caballos árabes de Sudamérica. Esta situación había quebrado la Unidad de la Comunidad Internacional y provocado la separación de las instituciones de EE.UU. de la WAHO, que respaldó con toda su autoridad a los Registros Sudamericanos. Después de varios años de negociaciones, se logró el reconocimiento de las autoridades americanas a todas esas líneas de sangre y la reincorporación de EE.UU. a la WAHO, finalizando así el conflicto y reunificándose toda la Comunidad.

 

 

ACHCCA © 2008 Todos los derechos reservados - Desarrollo y diseño web www.viamagica.com